Ventajas de usar hilo dental

El cepillo nos sirve para limpiar las caras frontales y traseras de nuestros dientes, así como su superficie en las piezas anchas. El cepillo eléctrico aún es mejor y más consistente en esa limpieza. Y el irrigador bucal ayuda mucho a eliminar restos escondidos.

Pero solo el hilo dental “abraza” cada diente para limpiar a la perfección los laterales, la encía interdental, y hasta el último rincón en el que pueda esconderse una bacteria.

Al pasarlo y frotar sobre la superficie, el hilo dental desprende cualquier resto de comida, así como la placa bacteriana que se forma entorno a ella. Y esto nos proporciona:

  • Protección frente a enfermedades de las encías.
  • Lucha contra la halitosis.
  • Dientes pulidos