Copyright © 2020 Clínica J.L. Alonso de Dios.
Todos los derechos reservados.

Desarrollado por TOOOLS.

Ronquido y apnea del sueño

Si Vd. ronca, presenta fatiga diurna, y descansa mal por la noche, debe consultar con una unidad del sueño, ya que puede padecer APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO.
El ronquido es un fenómeno acústico que tiene lugar durante el sueño, altera las relaciones interpersonales y puede aumentar hasta el punto de causar molestias importantes. Los roncadores emiten ruidos de hasta 90 decibelios (medidos a 25 cm. de distancia), más que un cortacésped o un martillo neumático (75 decibelios cada uno).

El roncar de forma ocasional (por ejemplo, después de consumir alcohol por la noche) no perjudica la salud, pero si este va acompañado de pérdida parcial de la respiración se considera una enfermedad. Este fenómeno ocasiona fuertes oscilaciones de la concentración de oxígeno en las arterias y una alta concentración de anhídrido carbónico, lo que puede llegar a desencadenar entre otros trastornos, la aparición de hipertensión arterial, insuficiencia coronaria, y alteraciones en el ritmo cardíaco.

Los síntomas principales de la APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO son:

  • Ronquido fuerte e irregular.
  • Aumento de la fatiga diurna, somnolencia.
  • Paradas respiratorias nocturnas.
  • Sueño intranquilo.
  • Decaimiento matutino, pesadez y dolor de cabeza.
  • Perdida de la libido, alteraciones en la potencia
  • Mal humor depresivo.
  • Adiposis (aumento del tejido graso).
  • Hipertensión pulmonar.
  • Alteraciones de la frecuencia cardiaca.

TRATAMIENTO DE LA APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO
Este tratamiento debe estar siempre dirigido por una unidad del sueño encabezada por un neumólogo, siendo este el que aconseje en cada caso el más indicado.

  1. Supresión de los factores desencadenantes:
    1. Reducción de peso.
    2. Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
    3. Ritmo de descanso regular.
  2. Terapia farmacológica.
  3. Prótesis odontológicas de avanzamiento mandibular.
  4. Terapia mecánica: nCPAP, BIPAP.
  5. Terapia quirúrgica.
SUBIR